Sentarse en el suelo para mejorar nuestra salud

Sentarnos en el suelo puede mejorar nuestra salud y calidad de vida.

Curiosamente, la autora del siguiente dibujo y artículo se queja de lo que le cuestan todas esas posturas. Y algunos de los comentarios hablan de lo «malas» que son para la pelvis y no sé cuántas cosas más… 🙁

sentarse en el suelo

Fuente original: http://www.mykoreanhusband.com/sitting-on-the-floor-in-korea/

Son posturas totalmente NATURALES y deberíamos poder adoptarlas sin molestias ni dolor.

El hecho de que no seamos capaces no es problema del suelo, de la edad o de la postura en sí, es simplemente que hemos dejado de hacerlo y el cuerpo se ha adaptado a ello.

No hay más secreto. No es la edad, ni la genética, ni ninguna otra razón «externa» a la que queramos echar la culpa.

Nuestra capacidad de sentarnos y levantarnos del suelo está muy relacionada con nuestra esperanza de vida.

Así lo demuestran muchos estudios como, por ejemplo, éste:
Ability to sit and rise from the floor as a predictor of all-cause mortality

Y esto tiene mucho sentido por varias razones. Entre otras:

  • Podemos caminar sin restricciones. Así que somos más físicamente independiente.
  • Tenemos mayor fuerza, estabilidad y equilibrio, con lo que se reducen las posibilidades de caernos.
  • Si nos caemos, tenemos más posibilidades de volver a levantarnos.
  • Se usan más músculos para sentarte y levantarte del suelo que de una silla o sofá. Eso reduce la pérdida de masa muscular (Sarcopenia) típica de edades avanzadas y que tiene efectos muy negativos en la salud.

Tenemos que recordar que las caídas en personas mayores son una causa importante de mortalidad, directa o indirecta. Las personas mayores que se rompen la cadera suelen reducir drásticamente su esperanza de vida.

Sentarse en el suelo tiene varias ventajas interesantes, aparte de lo que mencionaba antes:

  • Hay infinitas formas de sentarse, con lo que es más fácil no adaptarse a una única postura (el gran problema de la silla).
  • Es incómodo. Con el tiempo menos, pero siempre es más incómodo que una silla o sofá. Esto es bueno porque hace que cambiemos la postura más a menudo.
  • Movemos más músculos y en rangos de recorrido más largos que si nos sentamos en una silla.

Piensen en que para sentarse en una silla las articulaciones de la rodilla y cadera sólo se mueven la mitad de lo que hacen para ponerse de cuclillas o sentarse en el suelo. Y los músculos se estiran y se encojen también la mitad.
Aparte de que no siempre elegiremos el mismo recorrido para bajar y subir, es mucho más complejo que hacerlo en una silla.

Recuerden que no hay una única manera de sentarse. Ni en la silla, ni en el suelo, pero en el suelo tenemos más posibilidades.

Think outside the chair

Fuente: https://nutritiousmovement.com/product/think-outside-the-chair-poster/

¡Hagan la prueba!

Siéntense y levántense de una silla.
Ahora siéntense y levántense del suelo. (Da igual la forma de hacerlo)

Se nota bastante la diferencia, ¿no?
Háganlo varias veces al día y habrán trabajado músculos que nunca usan de formas que nunca usan.

Integren sitios o actividades en su vida que requieran sentarse en el suelo (o en cojines, taburetes bajitos, etc) y habrán añadido bastante trabajo diario para sus músculos y articulaciones, sin haber pisado un gimnasio 😉

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *