Dejar de entrenar y la «memoria muscular»

Cada músculo está formado por miles de células, conocidas como «fibras músculares».
Una particularidad de estas células es que tienen más de un núcleo celular.

En esta imagen del artículo «The new science of muscle memory» pueden ver una representación 3D de un trozo de una de estas fibras. Los puntos azules son los núcleos de esa única célula.

Representación 3D de una fibra muscular humana

Representación 3D de una fibra muscular humana

El núcleo celular es dónde se guarda el ADN, nuestro material genético.

Dicho material genético contiene las instrucciones para las distintas funciones de la célula.

 

¿Por qué es esto importante?

Pues porque tener varias copias del material genético permite a la célula seguir funcionando aunque haya alguna copia dañada o defectuosa.

Además, al ser más largas que otras células, resulta más eficiente tener núcleos repartidos por toda su longitud.

Imagínense que la célula es un pueblo pequeño. Y que el núcleo es el ayuntamiento.
En ese ayuntamiento tenemos el registro de nacimientos y muertes, así como toda la información para hacer cualquier gestión (registrar un negocio, una propiedad, bodas, reclamaciones, etc).

Si el pueblo crece mucho, llegará un punto en el que será poco eficiente. Habrá muchas colas, sus ciudadanos tendrán que viajar desde lejos para hacer una simple gestión y todo irá cada vez más lento.

Por otro lado, si hay un incendio en el ayuntamiento y se destruyen los archivos (aunque sea una parte), todo empezará a fallar.

Pero si repartimos oficinas por el pueblo en las que guardamos una copia del registro y en la que los ciudadanos de esa parte del pueblo puedan hacer sus gestiones sin tener que desplazarse. Todo será mucho más rápido y eficiente.

Y aunque se destruyera una de las oficinas, seguiría existiendo un montón de oficinas a donde poder ir y con copia de los archivos.

Pues algo así pasa con las fibras musculares y sus núcleos.

 

Adaptaciones al entrenar

Cuando entrenamos (o con el uso diario) se producen distintas adaptaciones en los músculos, pero una que se olvida muchas veces es la creación de nuevos núcleos celulares en las fibras musculares.

A medida que entrenamos, se crean más copias de nuestro material genético por cada célula, lo que mejora su capacidad de trabajar correctamente, de repararse y de reproducirse.

 

A más núcleos por célula muscular, mayor capacidad de dichos músculos de repararse, de sintetizar proteínas, de mandar señales al resto del cuerpo, de contraerse, crecer, reducirse, morir, etc.

 

Dejar de entrenar

Cuando dejamos de entrenar o cuando pasamos tiempo sin estimular alguna fibra muscular, ésta se atrofia. Es decir, se reduce su tamaño y se vuelve más débil.

Como hemos hablado muchas veces, a los organismos biológicos no les gusta despilfarrar. Si algo no se usa, no se invertirán recursos en mantenerlo.

Hasta hace poco se pensaba que, como parte de este ahorro de recursos, se eliminaban algunos de esos nuevos núcleos creados gracias al entrenamiento.

Modelo clásico de hipertrofia muscular

Modelo clásico de hipertrofia muscular: Lo que solíamos pensar.

Pero según las investigaciones recientes que se comentan en el artículo que enlazaba al principio, los núcleos se mantienen. Al menos, por un periodo bastante largo.

Hipertrofia muscular con memoria muscular

Mecanismo de «memoria muscular»: Lo que pensamos ahora.

Esto es un descubrimiento muy importante, porque significa que la recuperación celular es mucho más rápida de lo que se pensaba.

 

Memoria muscular

Esta es una de las razones por las que quienes han entrenado alguna vez y lo dejan, al volver, no parten de 0 y no tardan mucho en volver al punto en el que lo dejaron.

Evidentemente depende mucho de la edad, el tiempo sin entrenar, el tiempo que se haya estado entrenando antes de dejarlo y otros factores. Pero siempre se tiende a volver, de manera rápida, al tipo de desarrollo muscular que tuviéramos antes.

De ahí que se suela decir que «el músculo tiene memoria».

NOTA: También existe una adaptación neuromuscular que se mantiene durante bastante tiempo y que está relacionada con esa «sensación» de memoria muscular.

 

Por otro lado, mientras más núcleos tuviéramos por célula debido al entrenamiento, más rápida será la recuperación. Precisamente por lo que comentamos sobre tener más copias del material genético.

Es normal tener parones en los entrenamientos. Ya sea por lesiones, trabajo, viajes u otros motivos, pero podemos estar tranquilos y no obsesionarnos con perder lo trabajado.

Como se dice en el artículo, sí se perderá volumen, pero se mantendrán los núcleos celulares, lo que hará que volvamos pronto al estado anterior.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *