¿Ejercicios de propiocepción o de equilibrio?

Desde hace algún tiempo se ha puesto de moda entrenar en superficies inestables (como el «bosu» y otros aparatos de des-equilibrio). Sobre todo en rehabilitación de lesiones de tobillo o entrenamiento para correr.

ejercicios-propiocepcion

Fuente: http://elitesofsoccer.blogspot.com.es/2015/02/ejercicios-de-propiocepcion.html

Curiosamente mucha gente les llama «ejercicios de propiocepción», cuando no es realmente lo que entrenan. Este vídeo explica un poco por qué:

Cualquiera que haya leído un poco lo que comparto, sabrá que soy bastante fan de trabajar la propiocepción, sobre todo de cara a evitar lesiones. El problema es que solemos simplificar mucho las cosas y buscar soluciones mágicas.

Aquí un poco de información sobre qué es la propiocepción y cómo mejorarla: Propiocepción, tenemos que tocarnos más.

¿Se ve afectada la propiocepción de una región del cuerpo tras una lesión?
Sí, claro.

¿Una propiocepción alterada o deficiente puede incrementar las posibilidades de recaer en la lesión?
Sí, por su puesto.

¿Es la única causa?
No.

La razón principal para tener una lesión es que el tejido debe resistir una tensión (puntual o continuada) superior a la que puede soportar.

Tener una mala percepción de ese área puede llevarnos a adoptar posturas o patrones de movimiento no óptimos, que terminen sobrecargando dichos tejidos o evitando que se fortalezcan, aumentando así la posibilidad de lesión.
Pero es sólo un factor más.

¿Mejora la propiocepción del tobillo trabajar sobre superficies inestables? No necesariamente.
El vídeo lo explica, pero básicamente entrenamos el equilibrio (específicamente en ese tipo de superficies). Pero en el equilibrio intervienen varios elementos:

  • Propiocepción.
  • Sistema vestibular (oído interno).
  • La vista.
  • La fuerza de los músculos estabilizadores.

Y nuestro cuerpo intentará compensar los que funcionen peor con los que ya funcionan mejor. Por eso es buena idea trabajar, de vez en cuando, quitando de la ecuación alguno de ellos (como la vista), para forzar a los otros a trabajar.

¿Sirven para algo los ejercicios en superficies inestables? Sí, aunque no tanto como muchas veces se piensa.

En función de nuestro estado en los elementos que comentaba arriba, mejoraremos algunos de ellos. Pero a partir de un punto, la mejora será muy específica.

Es decir, nos volveremos muy buenos en mantener el equilibrio en ese tipo de superficies, pero no en otras superficies o circunstancias.

Eso es lo que demuestran los estudios y lo que tiene sentido según el concepto básico de los fundamentos del entrenamiento, principio de especificidad.

Una de las razones por las que se mejora con estos ejercicios es porque fuerza el trabajo de músculos estabilizadores, que normalmente no usamos y que suelen ser los que evitan los movimientos que generan la lesión.

Esos movimientos generan también tensión en tendones y ligamentos que suelen estar implicados en las lesiones, que se van fortaleciendo con esas tensiones frecuentes.

Al tener que ser más conscientes (sobre todo al principio) de los pequeños movimientos de estabilización, se mejora la actividad nerviosa en la zona y el procesamiento de la información que se recibe. Es decir, se mejora la propiocepción.

Aunque, una vez se vuelve más fácil y automático el movimiento, ya no hay tanta mejora en ese aspecto.

En resumen, este tipo de ejercicios son útiles, pero son un complemento, no una solución única.

Para recuperarse de una lesión es imprescindible fortalecer los tejidos, asegurar la movilidad articular, mejorar la propiocepción y re-aprender a moverse correctamente. En ese orden.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *